Podenco andaluz talla pequena caracteristicas

Articles

  1. Cómo es el Podenco andaluz
  2. Podenco Andaluz
  3. Información básica
  4. Noticias sobre Perros

Retazos de una pasión. Ya he mencionado algunas de las condiciones de este animal; pero tan ligeramente, que no puede formar idea de lo que es, aquella persona que no lo conozca. Valiente es hasta tal extremo, que yo le he visto en la agonía acuchillados por un jabalí, seguir mordiendo con el coraje de uno sano. Y para probarlo diré, que en este país se cazan conejos en las grandes manchas de jaras, que es donde hay que verlos, sin necesidad de escopetas.

Yo he tenido podencos con los que he cazado codornices, haciendo paradas como un perdiguero. En fin, sirven para todo, y no solo me consta por lo muchos que tengo y he tenido, sino por los que he visto trabajar con mis amigos cazadores.


  1. amarrar a un hombre solo con el nombre.
  2. Sobrescribir enlaces de ayuda a la navegación!
  3. contactos mujeres llano de brujas.
  4. Otras Razas de perro pequeñas;
  5. programas para conocer personas.

Los hay de varias clases y tamaños. El podenco fino, tiene las formas que he dicho anteriormente, pelo fino, extremos esbeltos hasta conocérsele las venas, orejas agitadas y grandes, terminado en punta y algo inclinadas hacia adelante, cuello largo y fuerte y un olfato como pocos.

Cómo es el Podenco andaluz

Es un animal apto para estar con niños, aunque presenta mucha reticencia hacia las personas que no conoce. Dentro de la raza debemos distinguir entre varios tipos de podenco andaluz dependiendo de su talla y pelaje. En cuanto al tallaje diferenciamos grande, mediano y pequeño. Los podencos andaluces de gran tallaje , son los que presentan una medida de entre 54 y 64 cm para machos y entre 53 y 61 cm para hembras.

Podenco Andaluz

Los perros de talla mediana de esta raza oscilan entre los 43 y 53 cm para machos y 42 y 52 cm para hembras. Como es de esperar, los pesos también varían en función del tamaño.

La talla grande tiene una media de 27 kg; la mediana unos 16 kg; y la chica se establece alrededor de los 8 kg. El manto del podenco andaluz también presenta variedades. No debe extrañarnos, puesto que estamos ante un auténtico cazador que no pierde su instinto. Le da igual si se trata de una presa pequeña o tiene que afrontar la fuerza de un jabalí o la destreza de las aves de agua. Sus capacidades cazadoras se ven reforzadas por su enorme agilidad. Altura a la cruz: Nuestro protagonista pertenece a una raza que tiene su origen en el sur de España.

Como su nombre indica, el podenco Andaluz procede de Andalucía y muestra similitudes con otros perros del mapa ibérico.

Información básica

Es un perro de caza para cazadores, un perro alejado del antojadizo mundo de las estructuras cinófilas, donde los gustos personales de tal o cual juez o las modas imponen el valor de los perros por encima de sus cualidades funcionales. La dicotomía entre criar un perro de caza o criar un perro con papeles pedigrí ha dañado profundamente a muchas castas de perros cazadores; por suerte no al podenco andaluz.

PODENCO ANDALUZ

Los podencos andaluces en talla mediana y talla chica, tanto en pelo liso como duro, son una de las mejores opciones para el aficionado a la caza del conejo. En ocasiones he asistido a controversias sobre las bondades de una determinada talla o manto para cazar en los zarzales, pero la verdad es que en los tipos mencionados estas diferencias pasan a un segundo término cuando nos encontramos con un podenco vehemente, cazador, con el empuje que caracteriza a la raza. Ya sea en las serranías o en los llanos mesetarios, en los zarzales o las chumberas, ya sea rica o escasa la vegetación, suave o arisca, el podenco mediano y chico es una opción ganadora para el conejo, la liebre y la perdiz al salto.

Da gusto verles batir los lindazos cubiertos de maleza y los sotos para desalojar con sonoros ladridos a los conejos, a los que persiguen en rauda carrera. Los podencos andaluces son capaces de casi todo, y hay que verlos trabajar en su doble condición de levantador de conejo y perseguidor por el rastro para entender el sentido profundo de un estilo de caza milenario, conservado gracias a su eficaz rendimiento. Unos rasgos morfológicos bien definidos señalan al podenco como indiscutible cazador de conejos. Analizando su estructura física observamos una oreja de tamaño medio a grande, envelada, dirigida al frente pero dotada de gran movilidad para captar los ruidos que emite el conejo en sus desplazamientos.

Posee una cabeza de tipo lupoide, seca y fina, con hocico largo que puede introducir entre las zarzas para morder al conejo agazapado. Su pecho, poco descendido, queda en los mejores ejemplares por encima de los codos. Un pecho así no estorba la movilidad de los miembros anteriores y facilita los cambios bruscos de dirección, tan necesario por el peculiar zigzagueo del conejo al escapar entre la maleza.

El vientre retraído, nunca agalgado, y los miembros posteriores muy musculados le permiten la tensión muscular que precisa para el salto, esos impresionantes botes que da entre la maleza para otear la huida del conejo. El estilo de caza de los podencos es muy personal y muestra claramente que es un especialista.

Noticias sobre Perros

El porte de la cabeza es el de un perro que busca la pista sobre el terreno, por lo tanto es tendente a ir bajo, con el morro no muy distante del terreno. El rabo, formando un amplio arco, señala con vibraciones las fases de la busca. Cuando el podenco detecta una pieza de pelo se produce una armónica fusión de cualidades físicas, psíquicas y fisiológicas en las que se incluye el tono de voz, el movimiento y el equilibrio psíquico.

A diferencia del perro de muestra , que va de la civilización a la naturaleza, el podenco es naturaleza en estado puro; de ahí emanan sus insuperables cualidades de cazador.

Características del Podenco Andaluz

La caza en terrenos quebrados, en monte muy cerrado o en zarzales es muy dura, una hora de trabajo del podenco en estos terrenos es equivalente a varias horas de esfuerzo del perro de muestra en el llano, sacrificio al que hemos de añadir las altas temperaturas. De ser así la cola parece cobrar vida propia, moviéndose a izquierda y derecha a gran velocidad: De pronto surge el latido característico de la raza y empieza a jipiar: